Redescubriendo al Padre Alberto Hurtado

1 de septiembre de 2005

Terminó agosto, el mes de la solidaridad, y los alumnos del Colegio Compañía de María de Seminario reciben una visita especial. Juan Cristóbal Beytía, seminarista jesuita, es el encargado de contarles la historia no conocida de Alberto Hurtado.

Este colegio es uno de los 160 que ya han recibido la charla “Padre Hurtado te visita”, iniciativa de la Comisión Canonización que quiere dar a conocer en otras facetas al Padre Hurtado, de manera que los jóvenes se sientan llamados a recoger su legado.

Pedro Labrín, sacerdote jesuita y promotor de la actividad, rescata que "es importante mostrarles a los jóvenes que el Padre Hurtado no nació santo, por eso
es que utilizamos un DVD en un estilo juvenil, que presenta aspectos de su vida cotidiana”.

Y así recogen el mensaje los jóvenes. Claudia Dussuel, alumna de primero medio comenta: “Conocí muchas facetas de él que no las sabía, sus problemas y todo lo que tuvo que enfrentar. Me hizo un llamado al fondo de mi corazón para que reaccionara frente a lo que hoy pasa en Chile”.

A José Ignacio Bascuñán, estudiante de cuarto año medio, también le hace sentido el recibir hoy la invitación a mirar con los “lentes” del Padre Hurtado. “Me llegó un montón, como que hay que ponerle harto empeño y jugársela. Y ahora que salgo del colegio, que piense las cosas con otro fin”.

“Padre Hurtado te Visita” es una actividad dirigida a alumnos de octavo básico a cuarto medio, dura aproximadamente una hora e incluye una muestra de pendones con la biografía y los aspectos más relevantes de la vida y pensamiennto del Padre Hurtado.

Durante toda la exposición los alumnos se mantienen atentos, y se produce un ambiente para compartir las impresiones. “No era un superman, fue un hombre como nosotros. ¿Qué problemas creen que tuvo?”, motiva Juan Cristobal Beytía.

Para este seminarista ha sido una experiencia extraordinaria. “Lo que más me da gusto, es ver que a la gente la mueve. Que ellos se van con desafíos y que el Padre Hurtado tiene mucha pasión que transmitir a los jóvenes”, comenta tras terminar la charla.

Hasta el 21 de octubre se extenderá esta actividad que ya se ha replicado en las ciudades de Arica, Antofagasta, Concepción, Osorno y Puerto Montt. Para el Padre Pedro Labrín la gran expectativa es ”que conozcan al Padre Hurtado. Que se se integre la idea de que la santidad es una vida vivida en clave de entrega, de darse”.