Noticias Anteriores
En vigilia Roma espera la canonización del Padre Hurtado

22 de octubre de 2005

Miles de peregrinos chilenos participaron esta noche de sábado, en la Iglesia de San Ignacio de Roma, en una vigilia en espera de la canonización del Padre Alberto Hurtado.

Más de cuatro mil velas iluminaron esta noche la hermosa Iglesia de San Ignacio, en el corazón de Roma, durante la vigilia de preparación a la canonización del Padre Alberto Hurtado. La ceremonia fue presidida por el Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz; y concelebraron el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Monseñor Alejandro Goic, Obispo de Rancagua; el Prepósito General de la Compañía de Jesús, P. Peter Hans Kolvenbach SJ; el Arzobispo emérito de La Serena, Mons. Bernardino Piñera; y el Superior Provincial de la Compañía de Jesús en Chile, P. Guillermo Baranda SJ.

En la vigilia se encontraban presentes 27 obispos (23 en ejercicios y cuatro eméritos) y más de 70 sacerdotes chilenos. En un gesto de hermandad con la Iglesia y el pueblo chileno, asistió a la liturgia el Cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia.

Entre las autoridades chilenas presentes en la ceremonia, se encontraba el Presidente de la República, Ricardo Lagos y su esposa, señora Luisa Durán, quienes llegaron caminando desde su hotel hasta la iglesia de San Ignacio, acompañados de 15 jóvenes peregrinos chilenos, estudiantes ignacianos.

También estuvieron presentes el Presidente del Senado, Sergio Romero; el Presidente de la Cámara de Diputados, Gabriel Ascencio; el ex Presidente Patricio Aylwin; el canciller Ignacio Walker; el comandante en jefe del Ejército, General Juan Emilio Cheyre; el General Director de Carabineros, Alberto Cienfuegos; los senadores Hernán Larraín, Jaime Naranjo, Andrés Zaldívar, Gabriel Valdés; y varios diputados.

Entre los miles de peregrinos se encontraban, en un lugar privilegiado del templo, los 60 invitados especiales del Hogar de Cristo, de etnias, diócesis y sectores del país. Uno de los momentos más emotivos fue cuando se encendieron más de cuatro mil velas para hacer oración. El coro que participó en la ceremonia estuvo formado por 20 personas de distintas parroquias y capillas de Santiago, siendo dirigido por el sacerdote Orlando Torres.

Al inicio de la Vigilia, que fue animada por los sacerdotes y vicarios de Santiago Cristián Precht y Héctor Gallardo, el Cardenal Francisco Javier Errázuriz oró para que en nuestra patria los sueños del Padre Hurtado se vayan haciendo realidad. “Para que los preferidos de Cristo, los pobres, sean nuestra primera preocupación y ocupación, para que cada día seamos más benévolos y justos y lleguemos así, a ser dignos del nombre de cristianos", expresó el Arzobispo de Santiago.

Al estilo de Jesús

La homilía estuvo a cargo de Monseñor Bernardino Piñera, Arzobispo emérito de La Serena, gran conocedor de la obra y pensamiento del Padre Hurtado, quien destacó la vigencia del pensamiento y de la obra del fundador del Hogar de Cristo.

Subrayó Monseñor Piñera que el Padre Hurtado hizo realidad en su vida el mensaje cristiano de las Bienaventuranzas. Agregó que su amor al estilo de Jesús y su entrega a los desvalidos son una luz que abre esperanzas para los destinos de Chile.

“Porque quiso ser como Cristo el Padre Hurtado será mañana declarado santo y por eso nos encontramos aquí para celebrarlo”, señaló el Arzobispo emérito de La Serena, quien cumplió recientemente 90 años y cuya vocación está marcada por el fundador del Hogar de Cristo.

Luego de la homilía, se presentaron diversos mensajes del padre Hurtado relacionados con las bienaventuranzas. Se destacaron pensamientos referidos a la pobreza, la justicia, el dolor, la humildad , la caridad, entre otros. Las ofrendas, consistente en ocho cirios y ocho arreglos florales, fueron llevados hasta el altar por grupos de jóvenes, representantes de las Fuerzas Armadas, voluntarios del Hogar de Cristo, comunicadores sociales, estudiantes del Colegio San Ignacio, sacerdotes de la Compañía de Jesús y miembros de comunidades jesuitas laicas.

En una intervención aplaudida por los fieles, el Cardenal boliviano Julio Terrazas agradeció a Chile por el testimonio de santidad de Alberto Hurtado y entregó el saludo del pueblo de su país. “Les quiero pedir hoy que compartan a este santo chileno con todo el continente de América Latina, que necesita más que nunca que nadie se quede fuera de la mesa y todos puedan entrar en el banquete del Reino”, señaló el Cardenal Terrazas.

Lagos: “Es un padre de la patria”

Un emocionado Presidente Ricardo Lagos hizo uso de la palabra al finalizar la ceremonia. El Mandatario destacó que el legado del Padre Hurtado es un mensaje vigente que compromete a todo Chile.

“Los padres de la Patria tienen muchos rostros y mañana cuando se produzca la canonización del Padre Alberto Hurtado, habremos ganado un nuevo Padre de la Patria, y como al igual que los padres de nuestra Patria Latinoamericana, es un Padre de la Patria que compartimos todos los hermanos de América Latina”, manifestó el Jefe de Estado.

La ceremonia concluyó con la entonación del Himno Nacional, coreado con entusiasmo por todos los presentes.