Multitudinaria Vigilia en el Santuario Padre Hurtado precedió su canonización

23 de octubre de 2005

Más de 15 mil personas llegaron hasta la Explanada del Santuario Padre Hurtado para vivir la Canonización del nuevo santo chileno.

La mayoría de las parroquias del resto del país esperó en comunidad la celebración eucarística donde se proclamó a San Alberto Hurtado.

Una emotiva jornada se vivió en la explanada del Santuario Padre Hurtado a la espera de la Ceremonia de Canonización del nuevo santo chileno en Roma.

La Vigilia “Chile vela junto al Padre Hurtado”, presidida por Monseñor Gonzalo Duarte, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Chile y Obispo de Valparaíso; y guiada por Benito Baranda, Director Social del Hogar de Cristo, comenzó cerca de las 22 horas ante la expectante mirada de las 25 mil personas que repletaron el lugar. La celebración se basó en las nueve Bienaventuranzas, con las que se actualizó el llamado de justicia social que el Padre Hurtado difundió durante toda su vida y que fue personificado con testimonios de personas y autoridades que día a día revitalizan su palabra.

Entre los distintos episodios vividos a lo largo de la Vigila, un momento especial significó la Bienaventuranza que recuerda a los “pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos”, donde se explicó el trabajo realizado a lo largo del año en relación a las personas en situación de calle, esfuerzo que permitió por primera vez en Chile contar con un Catastro de ellas.

Con la colaboración de más de 2 mil voluntarios, la Vigilia se desarrolló en un grato ambiente festivo, que contó además con la animación previa de diversas presentaciones musicales y artísticas, como la obra de la Fundación Rostros Nuevos (jóvenes discapacitados), del grupo los Grillitos de Graneros, y la puesta en escena de la obra “La Camioneta Verde”, de Gloria Simonetti.

Monseñor Gonzalo Duarte agradeció en nombre de la Iglesia la masiva concurrencia, la esperanza y la activa participación de los miles de peregrinos “que repletaron esta hermosa explanada”. Asimismo, hizo un ferviente llamado a esperar con el corazón abierto la canonización del Padre Hurtado, “porque mañana, junto con el sol, brillará un nuevo astro en el cielo de la Iglesia”.

Simultáneamente, de Arica a Tierra del Fuego, los chilenos se unieron a esta celebración en torno a cientos de vigilias, y prepararon el corazón para la esperada canonización de Alberto Hurtado. Más de 90 vigilias en distintas parroquias de Santiago, en los colegios San Ignacio de El Bosque y de Alonso de Ovalle, en más de 60 campamentos de Un Techo Para Chile, en todas las sedes del Hogar de Cristo del país, en el Templo Votivo de Maipú, en parroquias, catedrales y colegios a lo largo del país (incluyendo una vigilia en la Parroquia Padre Hurtado del Cerro Sombrero en Tierra del Fuego).